Memento mori

Recuerda que vas a morir,
tus pulmones son bolsas vacías con fecha de caducidad,
tus huesos dejarán astillas corroídas por el tiempo
y tu carne cultivará miseria para el mundo.

Acéptalo con valentía,
como el perro que ha perdido el temor al hombre,
ladrando su rebeldía
a cada transeúnte.

Recuerda que perecerás,
tus pasos faltantes ya están contados en cada camino,
tu voz se apagará en el eco previo al silencio
y cambiarás el olor de sangre viva por madera y terciopelo.

El umbral no va a cruzarse solo
y los días se te están yendo en tantos trámites
que no llegarás al otro lado.
La monotonía nunca ha sido un buen epitafio.

Recuerda que no lo podrás evitar,
se te acaban las noches aburridas y los sueños húmedos,
hay tantos cafés que no tomarás
y el mañana no es nada más, que incierto.

Simplemente recuérdalo,
morirás,
pero más importante aún,
no te olvides de hacerlo.

Publicado por

Rodrigo Ampuero Oróz

Cusqueño, bachiller en turismo, fotógrafo de momentos y escritor amateur. Me gusta relatar historias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s