Espejo

El escenario perfecto
colgado en un “buenos días”
y la palabra frágil
moviéndose al viento
con delicadeza.

La expresión latente
probando rostros,
pintando máscaras,
deshojando margaritas.

Un manto triste
que filtra luz
y su naturaleza.

La esperanza de ser
siendo infinito
caminando en un as
sin truco bajo la manga.

La mañana seca
con ímpetu de tempestad.

***

Lo vi feliz
hasta el cansancio.

Aburrido de todo,
la sonrisa falsa
y el insomnio crudo.

Antes se esforzaba
un poco más
a veces solo,
a veces a pedazos,
a veces de par en par.

***

Ay, si duele la vida
tanto como el alcohol bebido
sobre una herida fresca.

Luego, empezó a desconocerse
en el temor a la ruptura
rompiéndose
sin saber qué esperar.

La caída libre
sin vacío
fugaz y extensa.

La noche, la culpa:
un delirio de amor
convertido en recuerdo.

La memoria en la ensenada
y la mirada fija
en ese espejo
i m i t á n d o l o .

Finalmente, la culpa,
siempre la culpa,
encarando, sin miedo,
al mar.

Publicado por

Rodrigo Ampuero Oróz

Cusqueño, bachiller en turismo, fotógrafo de momentos y escritor amateur. Me gusta relatar historias.

2 comentarios en «Espejo»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s